Va tomando color

Después del heroico ascenso a lo que será la Primera Nacional, y los días de interminables (y necesarios) festejos en Floresta, All Boys vivió un profundo proceso de renovación, y se sabía que no sería nada fácil el armado del plantel para lo que vendrá.

La dupla dio inicio a la pretemporada en el Islas Malvinas con muchísimas bajas, y un plantel diezmado de renombre y recambio en algunos sectores de la cancha. Sólo para dar un ejemplo, los delanteros que comenzaron a entrenar el lunes 8 de Julio fueron Alan Espeche, Agustín Cardozo, Lucas Nicchiarelli y Matías Sandoval, todos juveniles y con pocos partidos en primera. A estos se sumó Gabriel Tellas, que no cuenta con el aval futbolístico de los entrenadores, y su futuro parece estar lejos del blanquinegro.

Después de varios días con pocas novedades, los refuerzos empezar a llegar, y calmaron los alicaídos ánimos. Facundo Cardozo, Adrián Martínez y Nicolás Zalazar arribaron para reforzar la defensa, y se presume podrían ser titulares en la versión Primera Nacional.

En la mitad de la cancha se sumaron Santiago Lebus, Nicolás Igartúa, Daniel Ibañez y Sebastián Navarro. En principio los 4, junto a la gran aparición del pibe Mirko Ladrón de Guevara, luchan seriamente por un lugar en el once.

Por último, Jonatan Benedetti arribó temprano y, con una buena pretemporada en la espalda, se ganó el puesto, aunque Diego Jara y Facundo Callejo (los últimos en llegar) prometen dar pelea. A todos ellos se suma el muy buen presente del «Pachu» Agustín Cardozo, a quien la dupla quiere llevar de a poco, pero viene pidiendo pista a fuerza de goles y buenas actuaciones.

Con poco menos de un mes para el arranque del nuevo campeonato, y el inminente viaje a Pinamar para seguir con los trabajos de preparación, podría decirse que, si bien el mercado de pases aún no está cerrado (y podrían llegar entre 2 y 3 jugadores más), la cosa va tomando color.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*